Novedades

Litoral Gas libera las primeras 150 conexiones para edificios

El fideicomiso que formaron unas 20 empresas constructoras de la ciudad para afrontar obras de extensión de la red ya terminó tres de las seis obras que les exigió Litoral Gas para darles el servicio en las torres nuevas. Estiman finalizar el resto a fines de febrero. Sumarían allí más de 4 mil conexiones.

El conflicto entre Litoral Gas y las constructoras de la ciudad por la provisión de gas natural para los nuevos edificios comienza a llegar a su fin. Esta semana la empresa comenzará a liberar las primeras conexiones. En una primera etapa, serán entre 150 y 200.
 
“Hemos terminado tres de las seis obras que nos exigía Litoral Gas, con lo cual esta semana comenzaremos a pedir los medidores”, contó aliviado Dalmiro Saux, de la constructora Saux Wernly y uno de los referentes del fideicomiso que formaron unas 20 empresas para afrontar la exigencia de la prestataria.
 
Aunque no adelantó detalles, los medidores serán para los primeros socios que integraron el fideicomiso y beneficiarán a 5 edificios de la ciudad de distinta magnitud.
 
El jueves por la tarde se habilitó la obra gatillo, la que se puso como condición para liberar estas primeras 150 conexiones. Se trata del refuerzo de las cañerías de distribución que van por calle Moreno, entre avenida Freyre y San Jerónimo.
 
Antes se habían terminado el reemplazo de una cañería para aumentar el caudal de gas en calle San Lorenzo, entre Junín y bulevar Pellegrini, y la interconexión de la red de media presión a la nueva estación reguladora. Este tramo se hizo por las calles Zavalla, Monseñor Zazpe y vereda este de avenida Freyre.
 
 
En marcha
 
Quedan pendientes de finalización tres obras pero con buen grado de avance: la construcción de una estación reguladora de presión en bulevar Zavalla y Monseñor Zazpe, frente a la Estación Mitre. Consta de dos partes: la obra mecánica, que es la estación reguladora propiamente dicha y ya está terminada; y la obra civil, un pequeño galpón de 3 por 8 metros cuadrados para instalarla.
 
 
La segunda es la construcción de un nuevo gasoducto en barrio Santa Rosa de Lima para unir el que ya existe con el nuevo. Por último, una obra complementaria en la plaza Pueyrredón, de barrio Candioti Sur, donde hay una planta subterránea de gas, en plena ejecución.
 
 
Las obras están a cargo de las empresas Coemyc e Instec y tienen un presupuesto que ronda los 30 millones de pesos. Se demoraron un poco más de lo previsto por las lluvias y la crecida de los ríos que hizo subir las napas y dificultó algunas tareas. De todos modos, esperan finalizarlas a fines de febrero. Recién ahí podrán contar con las otras 4.600 conexiones.
 
 
“Empieza a dar soluciones el esfuerzo que hicimos 20 empresas de la ciudad, que si bien es un beneficio para nosotros, también lo es para la sociedad. En 60 días tendremos todas las conexiones”, expresó Saux, quien sigue sosteniendo que “fueron víctimas de una situación de la que no formaban parte” pero celebra que “se logró el objetivo”.
 
 

Antecedentes
 
La tensión entre Litoral Gas y las constructoras llegó a su pico máximo a principios de 2014, tras las reiteradas negativas de la prestataria de conectar el servicio a torres terminadas y hasta con sus flamantes moradores adentro. 
Varias empresas denunciaron entonces ser extorsionadas para ejecutar obras que refuercen la red en distintos barrios —incluso alejados de sus construcciones— a cambio de recibir el servicio. A fines de 2015 llegó a haber en la ciudad 200 departamentos sin gas desde los primeros meses del año, lo que generó inconvenientes a los vecinos y posibles riesgos.
La pulseada duró meses y hasta demandó la intervención del intendente José Corral, preocupado por no perder inversiones de peso para el desarrollo de la ciudad. Y, finalmente, ganó Litoral Gas: un fideicomiso conformado por una veintena de constructoras locales financió seis obras complementarias en distintos barrios de la capital provincial. La inversión total ronda los 30 millones de pesos.
 

$ 30 millones de pesos
es el presupuesto estipulado para las obras requeridas por la prestataria para nuevos edificios, las cuales están a cargo de un fideicomiso integrado por 20 constructoras.

Fuente: Diario El Litoral - Enero 2016

< Volver al listado de noticias
Compartir